Verdadera libertad

¿Verdadera libertad? Durante estos últimos días he tenido varias conversaciones que me han hecho reflexionar seriamente sobre algunas dudas que se van repitiendo entre los creyentes.

¿Es posible la santidad al completo? ¿La restauración? ¿Y además de completa, también duradera? Muchos cristianos mantienen serias dudas al respecto porque se ven afectados por luchas interminables en el tiempo. Estas dudas les hacen desfallecer en la fe.

Jesús nos da la respuesta…

Jesús nos ofrece una respuesta clara: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Jn. 16:33). Que venga el enemigo a picar a tu puerta para ver si caes, es natural; pero no es natural dejarse vencer por cuantas veces estén picando a nuestra puerta. Jesús ha ganado la victoria para nosotros, ha vencido al mundo!

Sabiendo que Jesús nos da la victoria y que tenemos gran nube de testigos, debemos ser firmes en nuestra decisión de seguir a Cristo, constantes en la oración y la lectura de la Palabra, siendo conscientes de que no son nuestros esfuerzos los que nos mantienen en santidad sino el poder del Espíritu Santo manifestándose al estar llenos de Él (2Ti. 1:7).

No debemos poner nuestra atención en nuestras debilidades sino en quien es nuestra fortaleza, en Jesús, el autor y consumador de la fe (Heb. 12:1-2). Sólo de esta forma podemos vivir la plena restauración y santidad, en verdadera libertad, glorificando al Señor en nuestras vidas, en plena dependencia de Él.