Rendición de cuentas

En muchas iglesias se empieza a hablar sobre la necesidad de crear grupos de apoyo y figuras de rendición de cuentas, pero ¿Qué es un compañero de rendición de cuentas? ¿Es a caso esto un invento? ¿Tiene base bíblica? ¿Cómo que nunca antes hemos escuchado acerca de esta figura en las congregaciones?

Compañeros de rendición de cuentas

Un compañero de rendición de cuentas es aquel amigo al que podemos rendir cuentas sobre nuestras áreas de debilidad, un instrumento que nos hará ver nuestro “yo ciego”, nos podrá ofrecer otro punto de vista, nos podrá animar en tiempos de desaliento y nos podrá exhortar cuando sea necesario.

Os podría hablar largo y tendido sobre los beneficios psicológicos de este tipo de figuras, e igualmente muchos mantendrían su escepticismo. El escepticismo que muchos sienten en relación a estas figuras proviene de la necesidad de ocultar realmente quiénes somos, cuáles son nuestras luchas, nuestras debilidades, nuestros pensamientos y sentimientos más profundos. Todos queremos ocultar nuestro lado más oscuro, un lado que debe ser sacado a la luz para ser limpiado!

Las Escrituras nos hablan acerca de confesar nuestros pecados unos a los otros, que nos exhortemos, que nos alentemos,… (Stg. 5:16; Heb. 3:13; 1Ts. 4:18). Es fácil alentarse los unos a los otros; sin embargo, la labor de exhortación así como la de confesión requiere de mucha confianza, de una amistad cercana, para recibir las palabras con amor.

¿Qué mejor idea, entonces, que la de un compañero de rendicion de cuentas con el que busquemos mutuamente nuestro crecimiento en Cristo? Si sientes la necesidad de una figura así en tu vida, ponte en oración,… ¡Dios te proveerá!