El tiempo de Dios

La desesperación pone de manifiesto nuestra necesidad urgente de comprender cuál es el tiempo de Dios. En estos días, y con motivo de Momentum 2018, he estado meditando profundamente en esto.

El tiempo de Dios

Muchas veces no comprendemos qué es lo que Dios está haciendo, creemos que Su voluntad no está siendo hecha o que no está respondiendo nuestras oraciones como debiera y en la forma en la que nosotros esperábamos. Estos pensamientos y emociones nos desbordan, nos destruyen y acaban por afectar a todo nuestro entorno.

Existen verdades que son inquebrantables: Dios responde, Dios cumple Su voluntad, Dios cuida de Sus hijos y Dios llega en el momento correcto. Desesperarnos, apresurar los tiempos o actuar en contra de Su voluntad creyendo que, de alguna manera, nosotros podemos ayudar a Dios… son respuestas incorrectas. La desesperación, además de la negación y otras actitudes, no es sino otra forma de oposición en nuestro corazón en relación a la Voluntad de Dios.

La respuesta está en camino

En este sentido, tengo la firme convicción de que el momento para España ha llegado, de que el momento para Su Iglesia en España está próximo y que vamos a ver cambiar nuestra realidad de una forma intensa. ¡Vamos a ver la respuesta a las oraciones de tantos y tantos años! Posiblemente esto no ocurra como nosotros nos lo hubiéramos imaginado; sin embargo, viene un renuevo espiritual para nuestro país y ese renuevo empieza por nosotros.

De este modo, necesitamos comprender cuál es el momento que estamos viviendo como Iglesia en este país y ser equipados para lo que Dios ya está trayendo, para poder dar respuesta a las necesidades y retos que tenemos por delante.

No podemos esperar recibir vino nuevo en odres viejos, con esquemas y mentalidades lejanos al propósito de Dios. Debemos poder estar abiertos para recibir lo que Dios quiere traer.

Vemos en Gálatas 4:4 cómo Dios tiene sus plazos y siempre llega en el momento idóneo; Jesús fue la respuesta a una gran promesa hecha mucho tiempo atrás. En este sentido, debemos enfocarnos en el hecho de que Dios es bueno para los que en Él esperan (Lam. 3:25; Ro. 8:28). Los que en Él esperan son fortalecidos y para nada malgastan sus fuerzas. Esperar en fe permite ver la Gloria de Dios manifestándose en el tiempo propicio, abriendo caminos, librando del tiempo de angustia (Sal. 34:19), trayéndonos victoria en tiempo de batalla y agua en el desierto (Jer. 29:11).

El reto

Por todo ello, quiero invitarte personalmente a Momentum 2018. Será un encuentro en el que serás equipado y retado para vivir a la altura del propósito que Dios tiene par la Iglesia de nuestro tiempo. Comparte con nosotros esta disposición que tenemos en nuestro corazón de formar parte de lo que Dios quiere hacer en nuestro país.

2 Corintios 6:2 “En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.”

¡Contamos contigo!

Pastor Miguel Ángel Alcarria

info sobre el evento: www.esmimomentum.com