En qué creemos

13 junio, 2016

ACERCA DE DIOS

Creemos que hay un solo Dios, creador del universo, que existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

ACERCA DEL HOMBRE

Creemos que Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza para existir eternamente y con el propósito de que tuviera una relación personal con Él; sin embargo, el hombre ha optado por alejarse de Dios y buscar su propio mal, el pecado. Esta actitud de rebeldía separa al hombre de Dios y lo condena de forma eterna.

ACERCA DE JESUCRISTO

Jesucristo es el Hijo de Dios encarnado. Vivió una vida humana sin pecado y pagó por nuestros pecados ofreciéndose a sí mismo como sustituto del hombre al ser condenado a muerte en la cruz. Resucitó, ascendió a los cielos y es el único mediador entre Dios y los hombres. Un día volverá a la tierra a buscar a su Iglesia y a mostrar su señorío.

ACERCA DE LA SALVACIÓN

La salvación de la condenación eterna, del infierno, es un regalo de Dios que recibe todo aquel que confía su vida a Jesucristo como único Señor y suficiente Salvador personal. El ser humano no puede hacer nada para ganar su salvación y vida eterna junto a Dios; solamente confiar en la acción redentora de Jesús que quita toda culpa, todo pecado y toda condenación. La Gracia Salvadora de Dios actúa, no por medio de mérito humano alguno, sino por medio del arrepentimiento y la sola fe en Jesucristo.

ACERCA DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo actualmente está presente en el mundo para hacer conscientes a los hombres de la necesidad que tienen de tener a Dios en sus vidas. El Espíritu Santo mora en cada creyente desde el momento en que confía su vida a Jesucristo y le provee la capacidad de crecer personal y espiritualmente, comprender la Verdad, compartirla y vivir conforme al Bien.

ACERCA DE LA BIBLIA

La Palabra de Dios, la Biblia, es completamente inspirada por el Espíritu Santo. Creemos en su credibilidad total y su suprema autoridad en todo lo que atañe a fe y conducta.

ACERCA DEL BAUTISMO

El bautismo por inmersión en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo simboliza la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Es una declaración pública de que hemos aceptado a Jesucristo como único Señor y suficiente Salvador personal. Aunque el bautismo no es requisito indispensable para salvación, es un mandato bíblico que demuestra nuestro amor y obediencia a Dios.

ACERCA DE LA COMUNIÓN

La Cena del Señor es un mandamiento dado a todos los creyentes en Jesucristo para recordar su sacrificio por nosotros y la esperanza que tenemos en Él. El pan y el vino son símbolos del cuerpo quebrantado de Cristo y de su sangre derramada. La Santa Cena no es un medio para la salvación sino un testimonio de fe del creyente en la obra expiatoria de la cruz.

ACERCA DE LA IGLESIA

Hijo de Dios es todo aquel que confía su vida a Jesucristo. La tarea de la iglesia en este mundo es glorificar a Dios, contribuir a edificar la iglesia de la cual Cristo es la Cabeza, predicar el evangelio, multiplicar sus puntos de testimonio y servir a aquellos que están en necesidad.